MARIA EMILIA CORREA
CO FUNDADORA SISTEMA B/ACADEMIA B

 

Hasta hace poco, cuando se quería actuar con propósito de “bien común” la opción era crear una fundación. Hoy existen las nuevas “Empresas con Propósito”, que reúnen las ventajas de escala e incentivos para la inversión de las empresas tradicionales, con el compromiso legal de tener impacto positivo en la sociedad y la naturaleza.

En cinco países de América Latina se avanza en legislar en este sentido a través de las “Empresas de Beneficio e Interés Común-BIC”, inspiradas en las BENEFIT CORPORATION existentes en 31 estados de los EEUU, país donde se desarrolló este nuevo tipo de empresa.

Este proceso avanza gracias al apoyo de la Comunidad Jurídica Global, promovida por Sistema B  (https://sistemab.org/comunidad-juridica-global-b/) y por Academia B (www.academiab.org), iniciativa que invita a universidades, profesores y estudiantes a desarrollar los temas de nueva economía y nuevos tipos de empresa en sus lugares de estudio. En el Ecuador la Universidad de San Francisco de Quito se alió con importantes estudios como Pérez, Bustamante & Ponce-PBP para ofrecer actualización sobre estos nuevos actores económicos en nuestros países.

Adicionalmente a las empresas tipo Benefit Corp, existe la opción de obtener una certificación otorgada por un tercero externo, la de “Empresa B Certificada” que entrega B Lab USA, apoyada por Sistema B Ecuador (https://sistemab.org/ecuador/), que puede ser aplicada a cualquier empresa que consiga pasar la Evaluación de Impacto B con más de 80 puntos sobre 200. La certificación se aplica solamente para empresas con ánimo de lucro y que hayan operado con flujo de caja al menos durante 12 meses.

Existen hoy alrededor de 4.000 BENEFIT CORPORATIONS en los EEUU y 2.429 Empresas B Certificadas en 67 países y más de 130 industrias.

Empresas como Patagonia y Guayaki tienen las dos calidades: fueron incorporadas como Benefit Corporations en California y además obtuvieron la Certificación como Empresa B.

Benefit Corporation es un tipo legal societario, en la que los accionistas se comprometen a tener en cuenta el interés de sus “stakeholders” (medio ambiente, comunidad y trabajadores) además del de sus “shareholders”. Esto permite a las empresas resguardar su misión (mission lock) y proteger a sus directores para poder tomar decisiones con mirada de largo plazo y expectativas de retornos financieros más allá del próximo mes.

Esta forma legal es reciente por lo cual no hay grandes precedentes legales, salvo el caso de Ben&Jerry´s en el 2000. Hace pocos meses sucedió el caso de Etsy, que toca nuevamente asuntos legales en el conflicto entre las expectativas de corto plazo de los inversionistas y el compromiso con el impacto positivo en el largo plazo pero aún es temprano para sacar conclusiones. (https://work.qz.com/1146365/etsy-made-mistakes-from-which-other-b-corps-can-learn/)

La certificación Empresa B, por su parte, creada por B Lab USA, invita a las empresas a revisar sus prácticas de negocio en gobierno y transparencia, relaciones con empleados, medio ambiente y comunidades para evaluar su impacto social y ambiental y comprometerse con mejorar su gestión y su impacto positivo. La certificación requiere adecuar los estatutos de constitución societaria para recoger el compromiso de los socios con el impacto positivo y la autorización de incluir intereses no financieros en la gestión. En los EEUU se exige además incorporar la sociedad como Benefit Corporation en dos años, si opera en un Estado donde exista este tipo legal.

Una vez se logra tener más de 80/200 puntos en la Evaluación de Impacto B, se debe tener una llamada telefónica de revisión, entregar documentación, reformar los estatutos y firmar una declaración de interdependencia. La certificación tiene un costo de entre $500 y $50.000 US anuales según ventas, y debe ser reevaluada cada dos años.

La certificación tiene ventajas para la identidad de las marcas, en especial en esta época donde el mercado es tan confuso para los consumidores; literatura académica muestra que las empresas con propósito son más resilientes frente a las crisis[1], abren una oportunidad de inversión de impacto que coincide con los valores de la empresa y pueden ofrecer un mejor lugar para trabajar con sentido y no solo salario. La certificación conlleva un compromiso público de transparencia y escrutinio, y eventualmente acompaña procesos de crecimiento financiero más lentos.

La nueva economía requiere empresas preparadas para el futuro.

RECURSOS DISPONIBLES PARA ABOGADOS

 

[1] 05 JUL ¡Buenas Noticias! Conectarse Con Su Entorno Permite A Las Empresas Ser Más Resilientes Frente A Las Crisis – María Emilia Correa, Academia B. http://blog.academiab.org/?s=buenas+noticias

 

Advertencia: El boletín de Pérez Bustamante & Ponce no es ni podrá ser usado como asesoría u opinión legal, en vista de que se trata de un documento puramente informativo.