La conciliación tributaria siempre es importante. Parecería que hablar sobre la conciliación tributaria en estas fechas aún es prematuro porque nos falta algo más de dos meses para cerrar el año. Sin embargo, 2018 ha sido materia de una nueva reforma tributaria y esta, entre otras razones, debe ser una bandera roja que deben tener en cuenta los administradores y profesionales financieros de las empresas para empaparse a tiempo de todas las variables que deben considerarse para liquidar el impuesto a la renta de este ejercicio fiscal.

Es conocido que la automatización de los procesos y el desarrollo de la tecnología le ha dado a la Autoridad Tributaria nuevas herramientas para realizar cruces masivos de información, con lo cual se detectan posibles contingencias de los contribuyentes que se pueden prevenir. De ahí que el adecuado conocimiento de las normas y la operatividad del reporte al Servicio de Rentas Internas son claves a la hora de cumplir con estas obligaciones.

¿Qué es la conciliación tributaria? Debemos entender a la conciliación tributaria como el procedimiento mediante el cual el propio contribuyente establece la base imponible sobre la que se aplicará la tarifa del impuesto a la renta, una vez que se realizan todos los ajustes establecidos en la normativa tributaria vigente. Sin ninguna prelación, detallo varias partidas que son relevantes para las compañías y que deben tomarse en consideración a la hora de liquidar el impuesto:

1.-El registro de la provisión jubilación patronal y su tratamiento tributario.

2.- Revisión de los límites para gastos de gestión, viajes y promoción y publicidad.

3.- Gasto por depreciación de activos fijos.

4.- Tratamiento tributario de la provisión y baja de cartera.

5.- Aplicación de la tarifa de impuesto a la renta, según la composición accionaria.

6.- Deducciones especiales por beneficios tributarios.

7.- Determinación del anticipo de impuesto a la renta del siguiente ejercicio fiscal.

La recientemente aprobada Ley para Fomento Productivo, Atracción de Inversiones y Generación Empleo ha incluido diferentes tipos de beneficios tributarios, que en complemento a los que ya habían sido publicados anteriormente, son una alternativa para optimizar la carga tributaria. Complementariamente, los contribuyentes deben tener en cuenta que, en los próximos días, el Ejecutivo aprobará el reglamento de aplicación a esta ley y con ello se establecerá nuevas reglas que serán de obligatorio estudio.

Parecería entonces que los dos meses de los que hablo al inicio de este artículo se convierte en un tiempo corto para poder estudiar a profundidad los cambios y esta preparados para el cierre fiscal, por lo que seguro que es momento de ver cuál ha sido el comportamiento del año y comenzar a preparar los insumos necesarios para declarar el impuesto a la renta del año 2018.

 Advertencia: El boletín de Pérez Bustamante & Ponce no es ni podrá ser usado como asesoría u opinión legal, en vista de que se trata de un documento puramente informativo.