Todos recordamos los inolvidables súper héroes como el Hombre Araña, el capitán América, Iron Man, los X Men o los 4 Fantásticos, o a los villanos de las pesadillas de muchos niños como el Doctor Muerte, Magneto, Kingpin o el Duende Verde. Pero poca gente conoce las batallas entre Stan ‘The Man’ Lee y Jack ‘The King’ Kirby,  o el gran olvidado de la pugna entre los dos grandes fundadores de Marvel: Ditko.

Todo inició en el Manhattan de hace más de cincuenta años cuando Stanley Martin Lieber, que trabajaba bajo el apodo de Stan Lee, unió sus fuerzas a los de Jack Kirby, creando Los 4 Fantásticos y varios personajes del Universo Marvel. Ellos crearon entre otros, a Hulk, Magneto, Thor y Iron Man. Sin embargo, las discusiones creativas no tardaron en llegar y la confrontación personal entre ‘The Man’ quien creaba los argumentos y ‘The King’, quien realizaba los dibujos (aunque aportaban en las creaciones de un lado y otro), pasaron a una confrontación legal. En el medio de esta batalla entró otro personaje:  Ditko, quien ha sido olvidado en el choque de súper héroes, a pesar de que fue co-creador de Spiderman, personaje que se convirtió en símbolo de la compañía. Ditko aportó con grandes creaciones y se retiró luego de poco tiempo en conflictos personales con sus ex compañeros y amigos y se ha mantenido en silencio sin siquiera dar entrevistas sobre el tema. Kirby por su parte, se fue de Marvel a la competencia DC Comics, y luego volvió, pero se había perdido la magia y la conexión. Su batalla personal la mantuvo hasta que falleció el 6 de febrero de 1994 y sus herederos continuaron una disputa legal por los derechos de los personajes de Marvel.

Los derechos de autor generaron millones de dólares a Stan Lee pero también una guerra legal en la que es difícil determinar cuáles son los héroes y cuales los villanos. Si bien ‘The Man’ recibió acusaciones de Kirby, también se encargó de dar crédito a los dibujantes, coloristas e incluso rotulistas de los cómics que editaba, situación que se ve como obvia actualmente pero no medio siglo atrás.

Respecto de las reclamaciones de Jack Kirby por los derechos autor sobre algunas obras, el Tribunal Federal del Distrito Sur de Nueva York resolvió que las obras creadas por Kirby eran de titularidad de Marvel. El Tribunal declaró que las obras fueron elaboradas bajo un contrato y por lo tanto Kirby recibió un pago fijo por los dibujos y los guiones en los que había colaborado, siempre de acuerdo con las instrucciones y guiones entregados por Stan Lee. Los recursos legales presentados por los herederos continuaron y se han anunciado acuerdos entre las partes.

Mientras los fans de los cómics disfrutamos de increíbles personajes e historias de súper héroes y villanos, las licencias de explotación de derechos de propiedad intelectual de los personajes de Marvel siguen dando mucho de qué hablar, ahora por nuevas tramas legales por la re-adquisición de sus derechos, antes cedidos a Estudios de Cine como Universal Pictures y 20th Century Fox .

Los derechos de autor de obras como los personajes de comics, obras audiovisuales, musicales o artísticas debidamente protegidos, pueden ser una fuente generadora de prosperidad a través de licencias de uso. Millones de dólares en el mundo se generan cada día como consecuencia las regalías por derechos de propiedad intelectual. Por otra parte, la falta de protección adecuada, de claridad en los términos de negociaciones y titularidad de los derechos, puede convertirse en una fuente de conflictos permanentes. En definitiva, los derechos de autor pueden ser héroes o villanos, causantes de éxito sin precedentes o de problemas serios si no se cuenta con un asesoramiento adecuado.

En el caso que hemos mencionado, los personajes de Marvel estaban protegidos por marcas y derechos de autor, los que han generado regalías por cada licencia otorgada para películas que parecen no tener fin. Por otra parte, en “merchandasing” la lista de productos que se venden gracias a los poderosos activos de propiedad intelectual de Marvel, se han convertido en una mina de oro. Para citar un solo ejemplo “las manos de Hulk” (guantes de disfraz), produjeron cerca de cien millones de dólares en los Estados Unidos. ¿Cuál es el secreto de tanto éxito?  La receta parece ser: “buenas ideas y derechos de propiedad intelectual bien protegidos”.

Advertencia: El boletín de Pérez Bustamante & Ponce no es ni podrá ser usado como asesoría u opinión legal, en vista de que se trata de un documento puramente informativo.