La Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros expidió la norma para la determinación de cláusulas obligatorias y prohibidas del contrato de seguro[1]. La norma señala, entre otras disposiciones, lo siguiente:

Cláusulas obligatorias

Se entienden incorporadas en todo contrato de seguro las siguientes cláusulas: 

  • Aquella por la cual se señala el día y la hora de inicio y fin de la vigencia. En caso de no señalarse la hora, se reputará que inicia y/o termina a las 12h00 (doce del meridiano).
  • En los contratos en los que la compañía confiera financiamiento para el pago de la prima deberá especificarse que:
    • En caso de que el asegurado estuviere en mora, tendrá derecho a cobertura por treinta días más a partir de la fecha en que debió realizar el último pago.
    • Solo en caso de que el asegurado estuviera en mora por 60 días contados desde la fecha en que debió realizar el último pago, el contrato terminará de forma automática.
  • Una cláusula en la que se indique:
    • Que el infraseguro es aplicable solo en casos de pérdidas parciales y no es aplicable en casos de destrucción o pérdida total del bien asegurado.
    • Que la alegación de supraseguro lleva intrínseco el reconocimiento de devolver la parte de la prima cobrada en exceso.
    • Que, en el seguro de daños, la responsabilidad del asegurado será siempre valorada conforme al derecho civil.
    • Que el asegurado o beneficiario podrá siempre justificar, por fuerza mayor o caso fortuito, su imposibilidad en dar aviso oportuno del siniestro, con el fin de no perder su derecho a reclamar la indemnización. En ningún caso el aviso de ocurrencia del siniestro podrá exceder al tiempo máximo señalado en la ley.
    • Que, en los seguros de responsabilidad civil, cuando la póliza exija sentencia ejecutoriada para el reconocimiento del pago de la indemnización, la prescripción empezará a correr a partir de la ejecutoria.
    • Que la aseguradora asume responsabilidad ante el asegurado o beneficiario por los servicios complementarios prestados durante la ejecución del contrato de seguro.
  • Aquella que señale que las aseguradoras utilizarán obligatoriamente transferencias o medios de pago electrónicos para reembolsos y pagos de siniestros a los asegurados.

Cláusulas prohibidas:

Se tendrán por no escritas las siguientes cláusulas:

  • Aquellas que contengan redacción ambigua, contradictoria o carente de claridad. Se interpretarán siempre en beneficio del asegurado o beneficiario;
  • Aquellas que coloquen al asegurado o beneficiario en desventaja frente a la empresa de seguros o sean incompatibles con la buena fe o la equidad;
  • Aquellas que obliguen a los asegurados o beneficiarios a renunciar la jurisdicción o leyes aplicables que los favorezcan.
  • Aquellas que establezcan plazos para la extinción de derechos que no se adecuen a la normatividad vigente, salvo en cuanto sean favorables al asegurado o al beneficiario.
  • Aquellas que prohíban o restrinjan el derecho del asegurado a presentar un reclamo administrativo, o a someter la controversia a la vía judicial, sin perjuicio de su facultad de acordar con el asegurador, una vez producido el siniestro, el sometimiento del conflicto al arbitraje u otro medio de solución de controversias.
  • Aquellas que limitan los medios de prueba que puede utilizar el asegurado, o que pretendan invertir la carga de la prueba en su perjuicio.
  • Aquellas que establecen la caducidad o pérdida de derechos del asegurado en caso de incumplimiento de cargas difíciles o imposibles de ser ejecutadas, o que no guarden consistencia o proporcionalidad con la gravedad del siniestro. Corresponderá al asegurado justificar la imposibilidad o dificultad excesiva de cumplir con tales causas.
  • Aquellas que imponen la pérdida de derechos del asegurado por la sola violación de leyes, normas o reglamentos, a menos que haya incurrido en culpa grave, y que su acción u omisión antijurídica y culposa guarde causalidad con el siniestro.
  • Aquellas que señalen la obligatoriedad de celebrar contratos con determinadas entidades del sistema financiero a efectos de que se realicen los reembolsos y pagos por siniestros.
  • En los seguros de daños o en los patrimoniales, las cláusulas que, a pesar de constatarse que existió interés económico asegurable al momento del siniestro, excluyen de cobertura por no haberse cumplido con solemnidades legales o contractuales necesarias para constituir el derecho relativo al interés asegurable.
  • En los seguros de daños, las que estipulen la pérdida o reducción de la indemnización por el hecho de que el asegurado haya alcanzado acuerdos con otras partes partícipes del hecho dañoso, salvo en lo relativo a la responsabilidad civil en cuyo caso se estará a lo dispuesto en la normativa vigente.

Póliza de seguro:

  • Una vez suscrita la póliza, las empresas de seguros están obligadas a entregar al asegurado, por correo electrónico y de inmediato, una copia de la póliza que incluya las condiciones generales y particulares. Si el asegurado requiere su respaldo en físico, deberán entregárselo en el plazo máximo de cinco días.
  • El tamaño de las letras en los contratos de seguro no será inferior a diez puntos tipográficos.
  • Las condiciones particulares y especiales de las pólizas pueden formar un solo cuerpo documental con las condiciones generales. Si constituyen documentos separados, se hará constar que aquéllas forman parte de la póliza debidamente registrada en la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros.
  • A petición de los asegurados o beneficiarios, las empresas deberán entregar un resumen en el que conste de manera clara y breve, los riesgos cubiertos y las exclusiones, las causales de resolución del contrato, el procedimiento y plazo para presentar la solicitud de cobertura, procedimiento para presentar reclamos por insatisfacción de los asegurados, ante un servicio o producto de la empresa, los mecanismos de solución de controversias, las áreas de la empresa encargadas de atender reclamos de los usuarios, señalando su ubicación y teléfono.
  • La suscripción de las pólizas deberá realizarse por medios electrónicos, ateniéndose a lo que se establece en la Ley de Comercio Electrónico, Firmas Electrónicas y Mensajes de Datos en lo que se refiera a la firma electrónica. Únicamente a petición expresa del asegurado podrá suscribirse la póliza en físico.

[1] Resolución No. SCVS-INS-2018-0007 de la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros, publicada en el Registro Oficial No. 218 de 10 de abril de 2018.

Advertencia: El boletín de Pérez Bustamante & Ponce no es ni podrá ser usado como asesoría u opinión legal, en vista de que se trata de un documento puramente informativo.