En esta era de globalización donde la lucha contra la corrupción se ha convertido en una preocupación mundial, cada vez es más frecuente que los contratos que firman las compañías ecuatorianas contengan cláusulas anticorrupción.  Esto es particularmente cierto en los contratos que se firman con compañías de los Estados Unidos y de Europa. Las cláusulas anticorrupción aparecen en contratos de franquicia, joint venture, representación, distribución, provisión, prestación de servicios, entre varios otros.

Las compañías extranjeras exigen la inserción de cláusulas anticorrupción en los contratos con dos objetivos (1) protegerse de acciones corruptas de sus socios comerciales y (2) protegerse en el evento de que actos de corrupción deriven en procesos penales, administrativos y civiles (daños económicos y reputacionales).

Las cláusulas anticorrupción normalmente tienen tres efectos principales:

1. Dar fe que el contratante ecuatoriano no ha pagado sobornos ni cometido actos de corrupción en el periodo anterior a la firma del contrato; 2. Prohibir el cometimiento de actos corruptos en los negocios mientras el contrato esté vigente. Esta prohibición aplica a los administradores y empleados de la compañía local y además a sus subcontratistas y agentes; y, 3. Establecer las sanciones que se aplicarán en caso de incumplimiento.

La prevención del cometimiento de actos corruptos busca, principalmente, prohibir la realización de pagos indebidos o entrega de algo de valor (viajes, comidas, regalos, etc).  Además, las cláusulas anticorrupción pueden tener obligaciones tales como:

  • Respetar legislación extranjera, que de otra manera el contratante ecuatoriano no tendría obligación de observar, en materia de lucha contra la corrupción (por ejemplo, la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero de los Estados Unidos (FCPA, por sus siglas en inglés) o el UK Bribery Act;
  • Obligar a la parte nacional a contar con políticas y programas internos de cumplimiento anticorrupción (“compliance”);
  • Dar a la compañía extranjera derecho a auditar instalaciones y estados financieros y otros documentos de la compañía ecuatoriana.

En caso que no se cumplan todas las obligaciones que establecen las cláusulas anticorrupción, las sanciones pueden ser tremendamente graves. Las sanciones más comunes son:

  • La parte extranjera podrá terminar el contrato de forma unilateral sin derecho a indemnización;
  • La parte extranjera podrá cobrar penalidades económicas que pueden llegar a ser muy elevadas.

 

Es recomendable que usted revise todos los contratos que su compañía ha firmado con socios extranjeros para determinar si contienen cláusulas anticorrupción, y si ese es el caso, deberá verificar sus efectos y el alcance de sus obligaciones.

 

Advertencia: El boletín de Pérez Bustamante & Ponce no es ni podrá ser usado como asesoría u opinión legal, en vista de que se trata de un documento puramente informativo.