A finales de mayo de este año, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos hizo pública su investigación por cargos de asociación delictiva, corrupción y transferencias bancarias en contra de varios altos funcionarios de la FIFA (Fédération Internationale de Football Association) y otras personas relacionadas con los derechos de transmisión de torneos de futbol. Esta investigación habría iniciado hace tres años y la mayoría de los investigados no son ciudadanos de los Estados Unidos. Por esto, se trata de un importante caso y posible precedente de “compliance” en anti corrupción.

La investigación del Departamento de Justicia se fundamenta en la Ley RICO (“Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act”). Mediante la aplicación de la Ley RICO, que comúnmente se utiliza para investigar y perseguir casos relacionados con la mafia, con fraude corporativo y con corrupción en la política, las autoridades estadounidenses pueden investigar actividades delictivas realizadas fuera de los Estados Unidos siempre y cuando para el cometimiento de esas actividades se hayan utilizado entidades financieras estadounidenses, aun cuando los implicados no sean nacionales de ese país. Este es un punto a tener en cuenta.

Son varias las consecuencias notables de este proceso de investigación. La más sonada de éstas fue la renuncia de Joseph Blatter a su cargo de Presidente de la FIFA a menos de una semana de que se hizo pública la investigación y tan solo a 4 días de que Blatter fuese reelecto en su cargo. La segunda consecuencia que se debe mencionar es que se ha iniciado una investigación para determinar si la adjudicación de los Mundiales 2014 a Brasil y 2018 y 2022 a Rusia y Qatar, respectivamente, fue hecha mediante actos de corrupción. Una tercera consecuencia relevante es que, luego del inicio de la investigación en Estados Unidos, otros países han iniciado sus propias investigaciones; ese es el caso de Argentina, Australia, Costa Rica y Suiza.

Es importante mencionar que las investigaciones de corrupción a la FIFA no solamente han puesto en el ojo público a los más altos funcionarios de la FIFA sino también a otras personas naturales y a entidades financieras y otras compañías privadas que están relacionadas con el multimillonario negocio del futbol y que pueden haber tenido una participación en los actos de corrupción que ahora se investigan.

El caso de corrupción de la FIFA ha atraído mucho interés público por tratarse de una entidad tan conocida y que controla el deporte más popular del planeta. Sin embargo, este caso debe ser entendido en un contexto más amplio en el que la lucha internacional contra la corrupción y el lavado de activos se vuelve un tema sumamente importante para las compañías y para las entidades públicas y privadas. Es probable que las investigaciones de corrupción en relación a hechos ocurridos en más de un país se vuelvan cada vez más comunes.

Advertencia: El boletín de Pérez, Bustamante & Ponce no es ni podrá ser usado como asesoría u opinión legal, en vista de que se trata de un documento puramente informativo.