Uno de las áreas más discutidas y debatidas fue el tratamiento del software. Como es evidente, desde 1998 hasta hoy ha habido inmenso desarrollo en esta área. El Código Ingenios regula aspectos prácticos del tratamiento de software. Dentro de los cambios más significativos están los siguientes:



1. El Código Ingenios aumenta los casos en los que se pueden realizar cambios o reproducir un software sin la autorización del titular de los derechos. Estas son las nuevas excepciones:

  • Las actividades de ingeniería inversa que se realicen con el único propósito de lograr compatibilidad operativa entre programas o para fines de investigación y educativos.
  • Las actividades que se realicen para probar, investigar o corregir su funcionamiento, la seguridad del mismo u otros programas.
  • La utilización de software con fines de demostración a la clientela en los establecimientos comerciales en el que se exponga, venda o repare equipos o programas computacionales.


2. Se excluye del concepto de reproducción y transformación de software, su introducción en la memoria interna de un aparato, para efectos de exclusivo uso personal. De igual manera no constituye transformación de un software la adaptación realizada para la utilización exclusiva del adquirente.


3. Se prevé la licitud, salvo pacto en contrario, del aprovechamiento del software para uso en varias estaciones de trabajo, mediante la instalación de redes u otros procedimientos similares.


4.  Se reversa la presunción legal respecto de la titularidad de derechos en las obras creadas bajo relación laboral o por encargo. La derogada Ley de Propiedad Intelectual determinaba que, en estos casos, los derechos le pertenecían al empleador o a quien encargaba la creación de la obra.

 

Impacto práctico

Estos cambios implican que los desarrolladores de software deberán determinar en los nuevos contratos de licencia la prohibición expresa del uso del programa a través de redes o estaciones de trabajo. Por su parte los usuarios, deben verificar si existe esta prohibición antes de usar el software para evitar infringir derechos de propiedad intelectual.

En el entorno laboral, los empleadores que deseen conservar los derechos sobre las creaciones que sus trabajadores realicen en la ejecución de su trabajo, deberán plasmarlo expresamente en el contrato laboral. De lo contrario, se entenderá que los trabajadores son titulares de la obra. La misma situación aplica para la solicitud de creación de una obra por encargo; quienes quieran conservar para si los frutos de las obras encargadas – artísticas, literarias, fotográficas, etc. – deberán plasmar en sus contratos una disposición que les atribuya estos derechos.

Código Ingenios: Nuevo régimen de Propiedad Intelectual en Ecuador


Lexmundi Logo - PBP Law
Interlaw Logo - PBP Law
Club de Abogados Logo - PBP Law
Employment Law Alliance Logo - PBP Law
Insuralex Logo - PBP Law
Riela Logo - PBP Law
Lexmundi Logo - PBP Law
Interlaw Logo - PBP Law
Club de Abogados Logo - PBP Law
Employment Law Alliance Logo - PBP Law
Insuralex Logo - PBP Law
Riela Logo - PBP Law