¿Han escuchado de Google Autocomplete? Es esa pequeña función que Google utiliza para sugerirnos resultados de búsqueda; cuando empiezas a escribir una palabra en la barra de búsqueda del navegador, Google, basándose en búsquedas anteriores de usuarios similares y de regiones próximas, sugiere las búsquedas más comunes que otros usuarios han realizado. Las sugerencias de Google van desde lo preocupante a lo hilarante, pero más importante, develan algo maravillosamente humano en la manera que interactuamos con la tecnología: le hacemos muchas, muchas preguntas incómodas a Google porque nos avergonzamos de hacérselas a nuestros amigos o compañeros de trabajo.

Y China no es ninguna excepción, la versión China de Google, Baidu,[1] tiene una función similar de sugerencias de búsqueda y sus resultados son igualmente entretenidos. Conociendo esto, Charlie Custer, un expat que vive en Shanghái, le dio una pequeña y reveladora mirada al internet chino para saber cuáles son las preguntas que se hacen sobre los occidentales pero que por vergüenza, quizás, no nos las hacen a nosotros directamente. Resulta que en China no entienden por qué los occidentales se tatúan caracteres chinos, para qué llevan su ropa sucia a lugares de lavado en seco en lugar de lavarlas en casa, por qué usan tanto perfume, por qué tantos de ellos son calvos, zurdos y buenos para tocar la guitarra.[2] Se preguntan también por qué acompañamos nuestra comida con agua fría en lugar de agua caliente,[3] por qué los occidentales siempre eligen salir con las más feas cuando llegan a China y si es verdad que las medicinas naturales del Amazonas guardan los secretos de la longevidad. Las respuestas, muchas de ellas tomaduras de pelo que vale la pena leer, más allá de su valor informativo, hacen evidente la enorme brecha cultural que separa a los occidentales de Asia.

Esta brecha cultural, por increíble que parezca, es transversal y muy profunda; sobrevive incluso a los lazos comerciales que Asia y China han tejido con Europa, África, Estados Unidos y recientemente Latinoamérica. Un grupo de estudiantes chinos en la Universidad de Wisconsin-Madison, por ejemplo, comenzaron una serie de videos que están en YouTube en los que intentan explicar por qué ellos se comportan de la manera que lo hacen y lo incomprendidos que a veces se sienten.[4] En uno de los videos hacen una invitación a los estudiantes americanos y chinos a celebrar sus diferencias en lugar de permitir que ellas alienen a los estudiantes extranjeros.

Esta larga introducción me trae a mi primer punto: el trato profesional con clientes chinos debe ser, en primer lugar, humano. Debemos dejar de medir a los clientes asiáticos con una vara de exotismo u obsesionarnos con gestos culturales sobreactuados. Es verdad, existen reglas de etiqueta específicas en la mesa cuando usamos palitos chinos, y tal vez sea, de vez en cuando, una buena idea entregar nuestra tarjeta de presentación con ambas manos. Pero no podemos empujar los límites de la conciencia cultural hasta rayar en los clichés.

Como en casi todo, la sustancia supera la forma en el trato con clientes chinos. Las sensibilidades culturales chinas se hieren fácilmente si criticamos su legado histórico o hablamos indelicadamente de períodos sensibles como las Guerras del Opio y la Masacre de Nanking; pero nadie se sentirá herido si olvidamos hacer una venia al entregar una tarjeta.

Su relación con el cliente estará mejor servida si es que de vez en cuando le echa una mirada a la versión en inglés del People’s Daily e intenta comprender lo que hace noticia en China, en vez de obsesionarse con gestos ajenos.

[1] China tiene, para efectos prácticos, un internet paralelo con versiones chinas de todos los servicios más populares que se usan en occidente: YouTube es Youku, Facebook es RenRen, Twitter es Sina Weibo. Dejaremos para otro post una explicación sobre las señas únicas del internet chino.

[2] http://www.theworldofchinese.com/2011/03/questions-chinese-people-ask-about-foreigners/

[3] http://www.theworldofchinese.com/2010/12/why-do-chinese-people-drink-hot-water/

[4] http://host.madison.com/news/local/education/university/chinese-students-at-uw-madison-take-to-youtube-to-explain/article_24c670a6-d906-5327-89be-e3414d5107c8.html

Advertencia: El boletín de Pérez, Bustamante & Ponce no es ni podrá ser usado como asesoría u opinión legal, en vista de que se trata de un documento puramente informativo.

Lexmundi Logo - PBP Law
Interlaw Logo - PBP Law
Club de Abogados Logo - PBP Law
Employment Law Alliance Logo - PBP Law
Insuralex Logo - PBP Law
Riela Logo - PBP Law
Lexmundi Logo - PBP Law
Interlaw Logo - PBP Law
Club de Abogados Logo - PBP Law
Employment Law Alliance Logo - PBP Law
Insuralex Logo - PBP Law
Riela Logo - PBP Law