Desde la expedición de la Ley Orgánica de Comunicación y su Reglamento, las reglas y los parámetros que tiene que cumplir la publicidad cambiaron. Se alteraron requisitos previos de pautas, se estableció limitaciones y en general se instauraron reglas sobre la producción y emisión de piezas publicitarias que antes no existían.

Una de las industrias en las que estos cambios se sintieron más fuertes fue la de alimentos. El Reglamento a la Ley Orgánica de Comunicación estableció como requisito que los anunciantes o las agencias notifiquen al Ministerio de Salud Pública sobre la publicidad o propaganda de productos destinados a la alimentación o salud que vayan a pautar en los medios de comunicación de carácter nacional.

Entre los cambios que se vieron en la industria, consta la expedición del Reglamento para la Autorización y Control de la Publicidad y Promoción de Alimentos Procesados de febrero de 2011 que estableció requisitos que las piezas publicitarias deben cumplir. Estos requisitos fueron recogidos en la Ley de Comunicación, que estableció como requisito previo para que piezas publicitarias en esta rama salgan al aire, la obligación de contar con autorización previa del Ministerio de Salud. Sin embargo, el Reglamento a la Ley Orgánica de Comunicación modificó este requisito y estableció que la notificación hará las veces de autorización.

Los cuerpos legales vigentes, establecen así el requisito previo de notificar al Ministerio de Salud Pública (función delegada a la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria ARCSA) con las piezas publicitarias que se van emitir. En la notificación se deberá establecer (i) el tipo de publicidad; (ii) los medios en los que se va a emitir; y, (iii) el tiempo que permanecerá en el aire, para que la entidad de salud realice control ex post y verificar que se cumpla con todos los requisitos.

Es importante recordar que en materia de publicidad de Alimentos Procesados está expresamente prohibido lo realizar piezas que realicen cualquiera de las siguientes actividades:

a) Inducir o promover hábitos de alimentación nocivos para la salud;

b) Afirmar que el producto llena por sí solo los requerimientos nutricionales;

c) Atribuir a los alimentos industrializados un valor nutritivo superior o distinto al que tengan;

d) Realizar comparaciones en menoscabo de las propiedades de los alimentos naturales;

e) Indicar o sugerir que el consumo de un alimento procesado es un factor que determina características físicas, intelectuales o sexuales de los individuos;

f) Exagerar las características o propiedades de los alimentos procesados;

g) Asociar, directa o indirectamente, el consumo de alimentos procesados con el consumo de bebidas alcohólicas;

h) Declarar propiedades saludables que no puedan comprobarse o atribuir propiedades preventivas o acción terapéutica para aliviar, tratar o curar una enfermedad;

i) Sugerir, explícita o implícitamente, que el producto cuenta con ingredientes o propiedades de las cuales carezca;

j) Realizar comparaciones entre productos;

k) La utilización de menores de edad en el material publicitario; y,

l) La utilización de imágenes que idealicen el producto

Por todo lo anterior, si va a realizar publicidad respecto de alimentos procesados, no olvide notificar al ARCSA adjuntando en digital el material publicitario que se emitirá, el cual deberá cumplir con la normativa descrita.

De igual manera, recuerde además que una vez al año tendrá la obligación de reportar los gastos incurridos en publicidad ante los organismos legales competentes.

Advertencia: El boletín de Pérez Bustamante & Ponce no es ni podrá ser usado como asesoría u opinión legal, en vista de que se trata de un documento puramente informativo.

Lexmundi Logo - PBP Law
Interlaw Logo - PBP Law
Club de Abogados Logo - PBP Law
Employment Law Alliance Logo - PBP Law
Insuralex Logo - PBP Law
Riela Logo - PBP Law
Lexmundi Logo - PBP Law
Interlaw Logo - PBP Law
Club de Abogados Logo - PBP Law
Employment Law Alliance Logo - PBP Law
Insuralex Logo - PBP Law
Riela Logo - PBP Law