La crisis sanitaria mundial desafió el mito según el cual la planificación sucesoria es un asunto reservado para adultos mayores, robustos patrimonios y personas con enfermedades terminales. Lo siguiente será comprender que la planificación sucesoria es mucho más que un testamento. La planificación sucesoria es tan solo un fragmento de la planificación patrimonial de la que deberían disponer todos quienes pretenden proteger, mantener y administrar de manera eficiente su patrimonio familiar.


La planificación patrimonial es una herramienta para la construcción, administración, protección y transmisión del patrimonio familiar basada en una estructura de gobierno interno que busca preservar la familia e institucionalizar el negocio. Idealmente abarca desde la revisión de las pólizas de seguros de la familia, la estrategia del o de los principales negocios familiares y los secretos comerciales hasta el cumplimiento de obligaciones y transferencia estratégica del negocio a las siguientes generaciones.


Respecto a las obligaciones legales, la gestión de los patrimonios familiares conlleva el reto de asegurar el cumplimiento mientras se reserva la cohesión y privacidad de la familia. El ejemplo más evidente es el cumplimiento de la exigencia de información requerida por la ley y por parte de las autoridades tributarias. Al Servicio de Rentas Internas en Ecuador, así como a otras administraciones tributarias ubicadas en jurisdicciones en las que ecuatorianos históricamente mantienen activos e inversiones, les han sido otorgadas amplias facultades para acceder a la información, en tanto que la tendencia mundial es fomentar el intercambio de información entre los países para impulsar la capacidad de recaudación de los gobiernos y así evitar la erosión de las bases tributarias. El desempeño de este tipo de obligaciones puede estructurarse con un enfoque legal que preserve la privacidad.


En cuanto a la estrategia de crecimiento y sostenibilidad del negocio, el manejo confidencial de la información es fundamental, más cuando deben tomarse decisiones coordinadas entre las distintas empresas en que la familia participa o tiene intereses. Más allá del ámbito tributario y sus obligaciones de reporte, el consejo de familia o los tomadores de decisión deben garantizar que la posición de los representantes en los distintos directorios guarde coherencia con el objetivo integral del patrimonio, pero sin arriesgar la privacidad de la familia. La planificación sirve a este propósito mediante el desarrollo de políticas y procedimientos de gobernanza específicamente diseñadas.


El COVID-19 puso en perspectiva las prioridades. Lo primordial es la seguridad de los miembros de la familia y la sostenibilidad de su patrimonio. ¿Sabe cuál es el secreto para cuidar todoy a todosen la familia? La privacidad de la familia y la confidencialidad de su información.

Lexmundi Logo - PBP Law
Interlaw Logo - PBP Law
Club de Abogados Logo - PBP Law
Employment Law Alliance Logo - PBP Law
Insuralex Logo - PBP Law
Riela Logo - PBP Law
Lexmundi Logo - PBP Law
Interlaw Logo - PBP Law
Club de Abogados Logo - PBP Law
Employment Law Alliance Logo - PBP Law
Insuralex Logo - PBP Law
Riela Logo - PBP Law