Cuando las personas o las compañías tienen disputas en contratos civiles o comerciales, como por ejemplo en contratos de compraventa, de donación, de prestación de servicios o de comercialización de productos, pueden ser candidatos para ir a arbitraje. Claro, la primera idea que surge es demandar a la contraparte ante los jueces o tribunales de la justicia ordinaria. Sin embargo, antes de actuar se debe conocer que existen otros métodos para solucionar este tipo de controversias que pueden ser más eficaces y económicos que la justicia ordinaria.

El método alternativo de resolución de disputas contractuales más utilizado es el arbitraje. En el arbitraje, las partes se ponen de acuerdo para resolver sus disputas en un juicio privado ante uno o más árbitros (usualmente tres). La decisión a la que lleguen los árbitros debe ser obligatoriamente cumplida por las partes. No todos los tipos de disputas pueden ser resueltos en arbitraje, es necesario que la ley lo permita.

Si bien es cierto que acudir al arbitraje supone el pago de una tasa, y por ellos se considera a veces más costoso que acudir a la justicia ordinaria, también es cierto que el arbitraje presenta algunas ventajas sobre esta justicia ordinaria:

  • En arbitraje las disputas se resuelven en tiempos más cortos. Resolver una disputa ante la justicia ordinaria puede tomar varios años;
  • El arbitraje tiene una sola instancia mientras que la justicia ordinaria tiene dos y casación (permitiendo a las partes apelar la decisión original y con ello alargar el proceso). La parte insatisfecha con la decisión arbitral tiene recursos muy restringidos para intentar cambiar esa decisión.
  • Los árbitros suelen ser abogados especialistas en temas contractuales civiles y comerciales lo que significa que comparativamente tienen más “know-how” en temas contractuales que los jueces ordinarios.

Existen varios tipos de arbitraje y la utilización de estos tipos depende del tipo de contracto, de las necesidades de las partes y de la economía de las partes, esta flexibilidad, sumada a las condiciones antes expuestas, merecen la pena ser consideradas para nuestras relaciones comerciales usuales.

Para obtener recomendaciones sobre el uso del arbitraje en sus contratos, contacte a Juan Francisco González (jgonzalez@pbplaw.com).

Advertencia: El boletín de Pérez, Bustamante & Ponce no es ni podrá ser usado como asesoría u opinión legal, en vista de que se trata de un documento puramente informativo.